Sin título-3

Tratamiento de puntos gatillo con punción seca

Publicado el 18 mayo, 2017
Miguel Butragueño

LinkedInTwitterFacebook

A diario aparecen en la consulta personas con muchos síntomas ocultos como descoordinación, limitación articular, o una musculatura débil que cursan sin llamar mucho la atención, en silencio. Estos síntomas suelen llegar eclipsados por un dolor muy fuerte en uno u otro lugar, que suele ser el motivo de la visita del paciente, pero en el 90% de las veces está provocado por uno o varios de esos motivos. Detrás de estos síntomas es muy posible que uno o varios puntos gatillo estén actuando.

Los puntos gatillo son unos nódulos hiperirritables que se encuentran dentro de una banda tensa muscular. Se pueden encontrar también en tendones, ligamentos e incluso en el periostio, que es la fascia que cubre los huesos. La punción seca es una herramienta estupenda para el tratamiento de los puntos gatillo miofasciales (PGM)

Los PGM son dolorosos a la compresión y pueden producir dolor referido en otra zona del cuerpo aparentemente sin relación con el músculo que estamos presionando. También producen disfunción motora, es decir, pueden provocar que la musculatura pierda coordinación debido a un exceso de tensión. Esta tensión puede afectar a la amplitud de la articulación donde se inserte y por tanto el músculo que se encuentra al otro lado, su antagonista, esté sufriendo un estiramiento y por tanto tenga que trabajar forzado, pudiendo sufrir sus propios PGM como consecuencia.

Podemos diferenciar los PGM en dos tipos: activos y latentes.

  1. Los PGM activos producen dolor espontáneo a la palpación, normalmente identificado como “mi dolor” y la mayoría de las veces se reproduce un dolor referido característico en patrones establecidos a distancia del punto en cuestión.
  2. Los PGM latentes no tienen por qué producir dolor espontáneo y no suele reproducirse ese dolor tan característico conocido como “mi dolor”. Puede aparecer un dolor conocido, pero suele ser antiguo, ese que pensábamos que ya había desaparecido, pero que quedó a la sombra produciendo poco a poco síntomas mecánicos en otra zona.

Ambos tipos de PGM producen problemas mecánicos que pueden dar explicación a muchos de los síntomas que padecemos a diario. Por ejemplo, provocan que la musculatura esté débil, fatigable, que tarde en recuperar tras un esfuerzo moderado, descoordinación y alteraciones propioceptivas, limitación articular e hipersensibilidad en zonas alejadas del punto. Puede producir lagrimeo, dolores de oído, de cabeza o incluso disfunciones viscerales fácilmente mal interpretadas como lesiones mayores.

Los PGM pueden generar otros PGM (secundario,satélite o cadena) y estos pueden quedar en silencio (latentes) o estar muy activados y ser los protagonistas de la película. Hay que tener buen ojo clínico y saber analizar bien la situación para tratar de acertar con el PGM clave, aquél por el que empezó todo y/o encontrar ese factor que perpetúa esa lesión. Algunos de esos factores pueden ser las malas posturas, el estrés, una depresión, una mala alimentación o exceso/carencia de ejercicio. Para llegar a una curación total y permanente de la lesión tenemos que influir en esos factores perpetuadores y cambiar ese gesto deportivo, esa postura ante el ordenador o la televisión, potenciar esa musculatura que está débil o estirar la que esté demasiado acortada.

Tratamiento de puntos gatillo miofasciales.

Los PGM pueden tratarse de varias maneras, pero la más efectiva y duradera es la punción seca. Por supuesto, no es una terapia única, insisto en que la punción seca es una herramienta más y no creo que se puedan realizar tratamientos completos utilizando únicamente la punción seca.

La técnica de la punción seca consiste en atacar directamente en el punto en el que se une la fibra nerviosa con la fibra muscular o placa motora, con una aguja como las de acupuntura y destruir esas placas motoras defectuosas. Hay varias técnicas, pero a día de hoy la más efectiva es la de entradas y salidas múltiples de Hung. Cuando la aguja llega al punto correcto se produce una contracción de las fibras musculares afectadas en forma de espasmo. Según Hung debemos seguir introduciendo y sacando la aguja de forma rápida hasta que se agoten las contracciones. La técnica de Hung es una técnica muy efectiva que combinada con las demás herramientas de las que dispone un buen fisioterapeuta, aporta unos resultados muy rápidos en muchos casos, y excelentes en la mayoría.

Inconvenientes de la punción seca.

  • Técnica invasiva. La punción seca es una técnica invasiva en la que se utilizan agujas. En general hay un gran rechazo a las agujas en mucha gente. Se debe contar siempre con la autorización del paciente y estar pendiente en todo momento para retirarla si el paciente lo pide. Hay varios tipos de agujas y se puede empezar por una punción superficial donde no se llega al PGM y es mucho más tolerable ya que no se producen esos espasmos tan desagradables. Hay que llegar a un consenso con el paciente e ir explicando en todo momento lo que puede ir sintiendo para tranquilizarle y que se sienta comprendido.
  • Presencia de prótesis. No se puede pinchar cerca de una prótesis ya que podría infectarse la zona y producir un problema serio con la prótesis. Siempre se pueden usar otras técnicas.
  • Anticoagulantes o hemofilia. Debemos tener cuidado con pacientes que tomen anticoagulantes o que padezcan hemofilia, lógicamente estamos provocando una herida y se produce un sangrado.

Ejemplos de tratamientos que se pueden llevar a cabo con la punción seca.

  • Problemas mecánicos como lumbalgias, ciatalgias, cervicalgias, dolor en codos o rodillas y hombros o tendinitis.
  • Problemas articulares como condromalacias rotulianas, síndrome subacromial, Hallus Valgus, sacroileitis, entre otros.
  • Dolores de cabeza, de oído, pitidos en los oídos, mareos y descoordinación. En estos casos hay que valorar bien la procedencia del problema.
  • Cicatrices
LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *