Sin título-3

Técnicas y actividades para la recuperación postparto

Publicado el 26 enero, 2017
Marta Fontanet

LinkedInTwitterFacebook

Si has dado a luz y quieres ponerte en forma, párate un segundo para conocer cómo debes hacerlo. Debes recordar que durante el embarazo suceden muchos cambios físicos, algunos de los más evidentes ocurren en el abdomen y el periné, dos razones por las que habitualmente se quiere recuperar la forma física en la mayor brevedad posible. En el artículo de hoy quiero compartir contigo las cuatro técnicas terapéuticas más indicadas para tu recuperación postparto así como las actividades más recomendadas.

Técnicas recomendadas para la recuperación postparto

Antes de nada, recuerda que una buena alimentación y una rutina de ejercicios siempre beneficiarán tu organismo. Inicialmente, estos ejercicios deben prestar especial atención a los músculos abdominales y a los músculos del suelo pélvico puesto que su función de sostén y estabilidad se encuentran reducidas. La gimnasia abdominal hipopresiva es una de las técnicas terapéuticas más indicadas para el momento del puerperio. No obstante, no es la única que se aplica en rehabilitación posparto. Un aprendizaje combinando de técnicas de reeducación abdominal tales como la Gimnasia Abdominal Hipopresiva de Caufriez, la técnica de Bernadette de Gasquet, la técnica de Luc Guillarme y el Método 5P, según las características de cada persona, aumentarán su efecto terapéutico abdominal y mejorará su estado físico y funcional. Todas estas técnicas tienen como objetivo la mejora de la faja muscular abdominal reduciendo su perímetro y volumen, tonificando su tono basal. Además, estas técnicas previenen síntomas perineales, aumentan la vascularización, regulan patrones respiratorios y proporcionan estabilidad lumbopélvica.

Actividades recomendadas tras el parto.

Un ejercicio de impacto cómo son los saltos y el running, los ejercicios con incrementos de presión abdominal como implican las abdominales tradicionales o con cargas de peso inadecuadas, pueden ser contraproducentes y empeorar tu estado físico. Por ello, antes de iniciar tales ejercicios, recupera tu core abdominal de manera adecuada. Además de realizar los ejercicios mencionados anteriormente, puedes complementarlo cuando así se indique con actividades de riesgo menor como son la natación, el andar a ritmo medio/alto, la elíptica, la bicicleta estática y el fit ball guiado. Y no te olvides de mantener una ingesta de agua correcta, en torno al 1,5/2 litros diarios, favoreciendo así la eliminación de retención vascular producida durante el embarazo y la nutrición celular. Apuesta por una actividad física efectiva y de calidad.

Lo más importante es saber qué actividades puedes realizar sin peligro, pero sobre todo, cuáles están desaconsejadas en las fases iniciales de tu puesta en marcha. Si quieres realizar alguna actividad física, es aconsejable que acudas previamente a un/a fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que, a través de una valoración funcional de la musculatura del abdomen y del suelo pélvico, pueda entregarte un protocolo evolutivo completamente personalizado. De ese modo, evitarás realizar ejercicios contraproducentes o incluso lesivos que empeoren tu situación física.

Marta Fontanet – Fisioterapeuta especializada en suelo pélvico

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *