Sin título-3

Síntomas y cuidados en el postparto

Publicado el 16 junio, 2016
Marta Fontanet

LinkedInTwitterFacebook

El embarazo y el parto suponen, por sí mismos, un factor de riesgo para los músculos del suelo pélvico y la musculatura abdominal. Por ello, es importante que acudan a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que realice una valoración y lleve un control tanto durante la gestación como tras el parto. De ese modo, se pueden prevenir, reeducar o reducir muchos de los síntomas que aparecen en el postparto.

Cuando una mujer se queda embarazada, en muy pocas ocasiones le informan del periodo que transcurre tras el parto. Lo frecuente es recibir información negativa de ese momento: que si el dolor, los kilos, la flacidez, los escapes de orina, el agotamiento general… De modo que muchas mamás lo viven de manera muy negativa. Si ese es tu caso, quiero transmitirte tranquilidad. Voy a aprovechar este artículo para indicarte cómo puedes cuidarte tras dar a luz a tu bebé, de modo que conozcas y diferencias lo que sería normal de una disfunción.

Las cicatrices tras el parto
Un elevado porcentaje de partos terminan con una cicatriz localizada. Ésta será a nivel abdominal en el caso de cesáreas y a nivel perineal en caso de parto vaginal. Las cicatrices afectan directamente sobre la función muscular allí donde se realicen, de modo que es muy importante cerciorarse que no estén fibrosadas o adheridas, y tratarlas en caso necesario con terapia manual, ventosas, punción seca o radiofrecuencia.

El abdomen tras el parto
Durante el embarazo, los músculos del abdomen se distienden mucho, ocasionando posteriormente flacidez, hinchazón y debilidad en los músculos del abdomen. En muchas ocasiones, la distensión de la zona central llamada línea alba, puede llegar a límites disfuncionales convirtiéndose en una diastasi funcional o estructural. En el caso de no tratar esta lesión a tiempo pueden ocasionarse problemas a nivel lumbar, dorsal, digestivo e indirectamente a nivel pélvico. Por ello, es importante conocer y realizar correctamente los ejercicios abdominales adecuados, así como valorar el uso de la controvertida faja abdominal-pélvica y de qué tipo.

El suelo pélvico tras el parto
El suelo pélvico, por su ubicación en la parte inferior de la pelvis, se somete a mayor esfuerzo durante el embarazo. Este esfuerzo resulta en un gran estiramiento debido al paso del bebé por el canal del parto. Todo ello implica que estos músculos se debilitan mostrando sintomatología tras el parto. De este modo, su función de continencia esfinteriana, de sujeción y sostén de los órganos internos de la pelvis (vejiga, útero, recto) y su función sexual se verán alterados. Síntomas tales como la incontinencia de orina y/o a gases, la urgencia o elevada frecuencia miccional, el descenso de algún órgano pélvico, el dolor en las relaciones sexuales, dolor o pesadez vulvar, pélvico o cicatricial y el estreñimiento; aparecen con frecuencia tras el parto, y no debemos considerarlos normales.

Como fisioterapeuta especializada, estaré encantada de acompañarte en este proceso de cambios llamado posparto.  Mediante una variedad de técnicas y ejercicios guiados podremos prevenir, mejorar y revertir el estado muscular del abdomen y del suelo pélvico permitiendo una funcionalidad global correcta. Especialmente importante, si eres deportista y quieres volver a tu actividad deportiva, podremos realizar juntas una preparación física especifica para tu caso.

Marta Fontanet – especialista en suelo pélvico

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *