Sin título-3

¿Qué sucede con los abdominales tras el embarazo?

Publicado el 1 mayo, 2015
admin

LinkedInTwitterFacebook

Es natural pensar que la musculatura abdominal debe distenderse para permitir el desarrollo del bebé durante el embarazo. Pero, ¿qué ocurre cuando ésta se produce de manera pronunciada hacia delante, o simplemente tras el parto? Es importante conocer qué puede ocurrir con la musculatura del abdomen, cómo podemos protegerla durante el embarazo para prevenirla y qué ejercicios deben realizarse para recuperar la funcionalidad del abdomen.

La diástasis abdominal es la lesión por excelencia. Ésta consiste en la separación de los músculos rectos anteriores del abdomen por la distensión y/o rotura de la línea alba situada verticalmente en el centro del abdomen. Suele en ocasiones acompañarse a su vez de una hernia umbilical. Según su situación y el estado del tejido puede nombrarse como: supra y/o infraumbilical y estructural o funcional.

Durante la gestación, la mamá puede realizar un conjunto de ejercicios específicos ideados para proteger que la musculatura no se distienda más de lo necesario. Puede además complementarlo con una correcta forma de realizar los cambios posicionales y los esfuerzos, sobre todo en segundos y terceros embarazos. Por ejemplo, levantarse de la cama de lado, agacharse correctamente sin doblar el tronco, no apoyarse al primer hijo en el abdomen y abrocharse el cinturón de seguridad adecuadamente, entre otros. En ocasiones, puede ser aconsejable utilizar una pequeña faja-cinturón pélvica en los momentos de mayor esfuerzo físico como en embarazos múltiples, siempre valorado previamente por un fisioterapeuta.

En el puerperio es el momento dónde puede manifestarse más fácilmente la lesión. Tanto el ginecólogo, matrona o cirujano pueden valorar y objetivar la magnitud de ésta mediante una ecografía abdominal. No obstante, el fisioterapeuta completará la valoración con la visión funcional de toda la musculatura abdominal y aconsejar los ejercicios necesarios a realizar. En ocasiones, la gravedad puede conllevar cirugía, pero en la mayoría de los casos, los ejercicios abdominales adecuados mejoran tanto la funcionalidad como la situación estructural muscular.

Síntomas de diástasis abdominal

Los síntomas más comunes de sospecha de diástasis abdominal son: sensación de “hueco” en el tramo superior del abdomen con facilidad de introducir los dedos, flacidez y abombamiento abdominal, estrías localizadas en la línea alba supra o zona infraumbilical, digestiones lentas con mayor acumulación de gases, dolores abdominales a los esfuerzos, dolores lumbares o incluso incontinencia de esfuerzo.

Tratamiento de la diástasis abdominal

La reeducación tendrá como objetivo potenciar el tono de la musculatura abdominal, reducir el espacio de la línea alba, reducir el volumen abdominal y reactivar la funcionalidad de la cavidad abdominal. Para todo ello, existen diversas técnicas que vuestro fisioterapeuta especializado os debe indicar, entre las más conocidas están: la Gimnasia Abdominal Hipopresiva de M.Caufriez, la ABDO-MG de L.Guillarme, la técnica de B. de Gasquet o de B. Calais. Todas ellas prestan real importancia al músculo transverso abdominal y músculos oblicuos internos y, en menor medida, a los músculos rectos anteriores del abdomen, aunque todos ellos importantes. Lo idóneo es que según el estado muscular y evolución del tratamiento, el terapeuta pueda ir guiando las técnicas a realizar en cada momento o incluso combinarlas para potenciar su efecto. Del mismo modo que, utilizar herramientas complementarias que mejoren la calidad del tejido y la activación muscular.

Por todo ello, la fisioterapia siempre mejorará el estado de la pared abdominal pudiendo reducir o eliminar su sintomatología y recuperar su funcionalidad.

Marta Fontanet – Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico

CONSULTA TODAS NUESTRAS ESPECIALIDADES

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *