Sin título-3

¿Qué es la Terapia Cráneo Sacral o TCS?

Publicado el 16 febrero, 2017
David Vicente

LinkedInTwitterFacebook

La Terapia Cráneo Sacral o TCS es una terapia manual de toque muy sutil y un método de tratamiento práctico y profundo sobre nuestro cuerpo. Sus raíces entroncan con la osteopatía y es una aproximación holística a la salud, considerando al individuo como un todo. Habitualmente, solemos pensar en nosotros mismos de una forma segmentaria, como trozos de tela separados entre sí: uno es el plano músculo esquelético, otro plano podría ser el plano visceral y dentro de este diferentes planos como el estómago, el pulmón, etc., y un tercero sería el plano emocional. Nuestra aproximación es diferente. Para nosotros los terapeutas especializados en TCS, el plano emocional, visceral y músculo esquelético son un mismo plano.

Te propongo un ejemplo

Imagina que tienes una lumbalgia desde hace ya tiempo. Una posibilidad muy plausible, que rara vez es considerada, es que el origen de tu lumbalgia sea debido a tu sistema digestivo. El estómago y los intestinos tienen una influencia enorme sobre el sistema lumbar, puesto que se anclan en él. Lo cierto es que un porcentaje altísimo de dolores lumbares tienen su origen en una disfunción digestiva. En estos casos hay muchos especialistas que para poner solución recetan un ibuprofeno (más madera para el sistema digestivo) y reposo.

Imagina que tu problema digestivo no proviene de una mala función del estómago en sí mismo, si no de un comportamiento nervioso o de una somatización de preocupaciones y ansiedad. Volvamos a los trozos de tela e imagina que hay una sola tela continua. Si tiras de cualquier extremo de esa tela, toda la tela en su conjunto se ve afectad, y es más, la tela no romperá justo por el sitio desde dónde tiras, el culpable, si no por aquella parte de la tela que sea más débil, la víctima.

Encontrar la causa de un dolor

Es importante que comprendas que la víctima nunca suele ser el culpable. El dolor cuando aparece, pone de manifiesto quién es la víctima, pero estarás de acuerdo conmigo en que no es lo más inteligente centrarse exclusivamente en tratar a la víctima. Esto sólo tendrá efectos paliativos y lo que queremos es poner el máximo esfuerzo en encontrar al verdadero culpable de ese dolor.

La Terapia Cráneo Sacral o TCS es la forma para conseguir que los problemas no se hagan crónicos ¿Cuántas veces te has tratado del mismo dolor, una y otra vez? ¿Cuántas veces has asumido como algo normal, una molestia, un dolor, malas digestiones o un problema respiratorio?

Nuestra misión es encontrar al culpable, tratarlo y resolver la sintomatología asociada de manera definitiva.

El método holístico

La segmentación de la medicina alopática tradicional, aunque es muy efectiva tratando enfermedades, no lo es tanto tratando disfunciones.  No es lo mismo estar enfermo que no encontrarse bien. Si estás enfermo por que tienes un hueso roto, un riñón no funcional, una peritonitis, un tumor, o necesitas que te extirpen el apéndice vas al médico. Pero muchas de las dolencias cotidianas, que tienen un gran impacto sobre nuestra calidad de vida, no tienen una causa orgánica objetiva, es decir, no son debidas necesariamente a una enfermedad si no más a un desajuste, un bloqueo en alguna parte de tu cuerpo que te está provocando toda una sintomatología asociada.

La fascia

Esa tela única de la que te hablo existe en nuestro cuerpo y se llama fascia. Esta fascia posee un importante papel en toda la biodinámica craneal y corporal. Es un tejido conjuntivo continuo que se extiende por todo el cuerpo envolviendo y protegiendo todas las estructuras anatómicas, desde la célula hasta los órganos y músculos. Cuando el sistema fascial se distorsiona, afecta al sistema craneal y viceversa. La fascia crea lo que llamamos diafragmas de absorción o transversales. El bloqueo o acumulación de tensión en estos lugares puede limitar y entorpecer e ritmo craneal y dar lugar a diferente sintomatología.

Principales aplicaciones de la TCS

La TSC no está únicamente indicada para aliviar los síntomas si no para ayudar a que la totalidad de la persona se realinee con su salud. Aquí tienes un listado de distintas dolencias, casi cualquiera de ellas aparecerá relacionada con muchas otras y casi nunca aflorará sola:

  1. Problemas osteomuculares y de la estructura corporal: Dorsalgias, cervicalgias, lumbalgias, cifosis, lordosis, escoliosis, lumbago, dolor muscular y articular.
  2. Dolencias neuromusculoesqueléticas: Ciática, parestesia (falta de sensibilidad) o hiperestesia (excesiva sensibilidad) en miembros superiores o inferiores, neuralgias inespecíficas, hernias y protrusiones vertebrales.
  3. Alteraciones psicofísicas: Ansiedad, insomnio, estrés, tics nerviosos, hiperactividad, dislexia, depresión, fatiga crónica.
  4. Dolencias digestivas: Colitis, estreñimiento, colon irritable, mal de Chron, entre otras.
  5. Cefaleas: Cefaleas, migrañas.
  6. Sistema otorrino: Rinitis alérgicas, sinusitis, vértigos/mareos, acúfenos.

La Terapia Cráneo Sacral (TCS) en bebés

La TCS también se utiliza y con fantásticos resultados en bebés y niños ya que la etapa desde el nacimiento hasta la pubertad es la que más acusa las influencias internas y externas. Es la llamada Osteopatía Cráneosacral Pediátrica.

En bebés, el proceso expulsivo del parto (aunque sea con cesárea) provoca muchas tensiones en el bebé que acaban influyendo en su futuro desarrollo.
Signos tan habituales como los que se detallan a continuación, pueden tener origen en desarreglos en la capacidad de movilidad de los huesos craneales o en tensiones fasciales periféricas, sin que ello sea considerado como “patológico” por la medicina convencional.

  1. Llanto excesivo antes de las comidas. Tal vez no es un rechazo caprichoso a la comida, es posible que el niño esté intentando informarnos de que su diafragma está en espasmo y que comer supone un esfuerzo por una falta de apertura del conducto esofágico del diafragma. Muchas veces la causa puede estar lejos de la zona visceral digestiva y hallarse relacionada, por ejemplo, con el nervio responsable de las funciones neurovegetativas digestivas, el nervio vago, en su salida craneal, en el agujero rasgado posterior entre los huesos occipital y temporal. Compresiones en esta zona pueden alterar la función digestiva, ser causa de náuseas y otras alteraciones.
  2. Dificultades en conciliar el sueño. Pueden ser debidas a compresiones craneales sutiles que alteran los procesos circadianos del hipotálamo.

Otras aplicaciones de la Terapia Cráneo Sacral (TCS)

El trabajo osteopático no sólo está enfocado a niños con trastornos claros, donde los síntomas se hacen evidentes, sino también para aquellos que lloran más, les cuesta comer o dormir y que son más proclives a contraer enfermedades. En ocasiones se acepta que ese niño es de una determinada manera, sin buscar la causa y, por tanto, sin buscar el remedio. 
A veces sólo se trabaja de manera preventiva, para evitar que pequeños trastornos se conviertan en enfermedades serias en un futuro.

Aquí te detallo algunas más:

  • Alergias
  • Necesidades de chuparse el dedo a edad avanzada
  • Déficit de atención
  • Dificultades de aprendizaje
  • Posturas extrañas o forzadas
  • Dolores inespecíficos
  • Cólicos del lactante
  • Escoliosis
  • Problemas de succión
  • Mala oclusión dental
  • Estrabismo
  • Sinusitis
  • Estreñimiento y diarrea
  • Regurgitaciones excesivas
  • Problemas respiratorios
  • Estado de agitación excesiva o insuficiente
LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *