Sin título-3

Las emociones en la reflexología podal

Publicado el 20 marzo, 2015
admin

LinkedInTwitterFacebook

¿Qué es la reflexología podal?

La reflexología es un técnica que consiste en la aplicación de masajes específicos en puntos, zonas o áreas reflejas de los pies, donde existen más terminaciones nerviosas, y donde comienzan y terminan los meridianos de acupuntura.

En contra de lo que muchas veces se piensa, la reflexología podal no consiste en presionar en el punto reflejo correspondiente al estómago porque éste duela. La terapia consiste en trabajar las zonas reflejas implicadas en el proceso pudiendo éstas ser múltiples. Por ejemplo, un dolor de vejiga puede reflejarse en el hombro, las afecciones del corazón en el brazo izquierdo y un dolor de estómago en el raquis dorsal. Esto es así porque existen interconexiones entre órganos y zonas específicas del pie.

¿Por qué importan las emociones?

Cuando nuestros pensamientos y emociones se convierten en conflictos psicológicos, repetitivos y obsesivos va a existir una manifestación en nuestro organismo. Cada órgano dañado puede responder a un sentimiento exagerado, por eso es relevante saber manejar nuestra emociones, teniendo una buena higiene mental. Algunos ejemplos de conexiones entre emociones y órganos son los siguientes:

  • Riñones. Miedo, regulador de la energía, controla los huesos, la fuerza vital, la constancia.
  • Hígado. Exceso de ira, de furia, mal humor, frustración, incapacidad de adaptación a momentos determinados en la vida.
  • Aparato digestivo. Sistema nervioso y cerebro abdominal.
  • Pulmón. Tristeza, melancolía, sufrimiento, soledad, situación axfisiante, confianza en la vida, energía vital.
  • Bazo. Emociones viscerales, cansancio.
  • Corazón. Todas las emociones en exceso, sobreexcitación.
  • Espalda. Depresiones y respiración incorrecta.

De esta manera, la reflexología podal es una terapia ideal para personas que sufren dolencias de la vida moderna:

  • Estrés, Insomnio, ansiedad, depresión
  • Padecimentos nerviosos
  • Dolores de cabeza, cefaleas
  • Problemas digestivos
  • Deficiencias circulatorias
  • Varices, piernas pesadas
  • Desarreglos hormonales
  • Alergias, asma
  • Artrosis, artritis

Además de tratar enfermedades, la reflexología podal aporta un importante grado de relajación y bienestar corrigiendo desequilibrios, regulando el correcto funcionamiento del cuerpo y mejorando nuestro estado físico, emocional y energético.

En los tratamientos de reflexología podal, la empatía es una cualidad imprescindible en el profesional que va a realizar el tratamiento. Ésta será clave para ayudarte a tomar conciencia y afrontar una posible enfermedad. Un buen tratamiento de reflexología podal hará que poco a poco te recuperes de tus aflicciones, mejorando tu calidad de vida y consecuentemente tu estado de ánimo.

Rocío Ruiz – Reflexóloga Podal

CONSULTA NUESTRAS ESPECIALIDADES

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *