Sin título-3

Kinesiología: Conectando el cuerpo físico con el emocional.

Publicado el 17 abril, 2015
admin

LinkedInTwitterFacebook

Mi búsqueda por el mundo de las terapias se vió motivada por la curiosidad de relacionar el conflicto emocional de la persona con la dolencia física que se manifestaba en su cuerpo. Es decir, qué conflicto emocional provocaba qué enfermedad. Hasta aquí parece fácil comprender el motivo, pero el cómo llegué hasta ello no fue nada fácil. Realicé cursos, atendí a seminarios y encuentros, todo para acabar confirmando que el cuerpo físico por sí solo no es capaz de generar una enfermedad.

La enfermedad es la materialización de un conflicto emocional y/o espiritual que acontece en nosotros. El síntoma es tan sólo la alarma que te avisa de que hay un fuego que sofocar.

Y fue así como decidí hacer kinesiología, una terapia base que complementa cualquier otra. A través de la kinesiología vi la posibilidad de resolver síntomas y conflictos desde la raíz, armonizando cada órgano con su emoción, con el sistema nervioso y linfático.

¿En qué se basa la kinesiología?

La kinesiología se basa en que no sólo somos un cuerpo físico y una mente, también tenemos un cuerpo etérico o energético, uno astral o emocional, otro causal o espiritual. En el cuerpo etérico se graban todas las experiencias físicas y emocionales a lo largo de nuestra vida. Con la kinesiología, a través de las cadenas musculares, testamos el campo de información del paciente mediante un protocolo que repasa el campo energético y el bioquímico. De esta manera es posible detectar desde intolerancias alimenticias hasta toxicidades, pasando por alergias, cándidas, falta de cualquier vitamina o aminoácido, entre otras. Otro campo que se repasa es el emocional, donde podemos averiguar cuál es la emoción atrapada, qué la ocasionó y el origen del conflicto.

Con esta valiosa herramienta que es la kinesiología, podemos testar lo que necesita el paciente en cada momento y así aplicar la terapia que mejor le pueda ayudar a dar con la clave que resuelva su dolencia o problema. En todo este proceso, el papel del terapeuta es clave. La relación entre kinesiólogo y paciente va más allá de lo que las cadenas musculares puedan establecer. De aquí que la kinesiología será más efectiva y profunda cuanto mayor sea el arte que tenga el terapeuta para conectar con el paciente, testar y hacer preguntas.

Y si quieres concertar una cita conmigo para evaluar tu caso en una sesión de kinesiología puedes hacerlo llamando al 916315217.

Mirian López – kinesióloga holística

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *