Sin título-3

Fascitis plantar en runners

Publicado el 27 marzo, 2015
admin

LinkedInTwitterFacebook

¿Eres runner? Cada vez son más las personas que se mantienen en forma corriendo. Estas personas son conocidas como runners; hombres y mujeres de todas las edades que organizan sus responsabilidades familiares y laborales para poder salir a correr casi a diario. Si eres runner, tanto si llevas años corriendo como si llevas unos pocos meses, la fascitis plantar es una dolencia que puede aparecer como resultado de tus carreras.

¿Qué es la fascitis plantar?

Por fascitis plantar se entiende inflamación aguda de la aponeurosis plantar del pie (tejido conectivo grueso en la zona plantar que se fija al talón). La fascitis plantar y espolón calcáneo no son estrictamente lo mismo. Un espolón es un crecimiento óseo que se desarrolla en el inicio de la fascia plantar en su inserción en el hueso del talón, mientras que la fascitis plantar es una inflamación de tejido conectivo.

El síntoma principal de una fascitis plantar es un dolor plantar en el talón o en la zona media de la planta del pie. Éste no suele deberse a un traumatismo sino al desgaste por el trabajo habitual que se realiza, es decir, al microtraumatismo repetitivo.

Al ser causado principalmente durante una actividad deportiva, la fascitis plantar es una dolencia muy típica entre deportistas. Una actividad deportiva que provoca gran estrés sobre la aponeurosis de la planta del pie provoca un proceso inflamatorio agudo muy molesto. Este dolor es el reflejo de una fascitis plantar que necesitará un tratamiento de larga duración para su completa recuperación.

Por tanto, el síntoma principal de una fascitis plantar es un dolor en el talón o en la zona media de la planta del pie. El dolor suele ser más agudo por las mañanas recién levantado por la rigidez que se presenta durante la noche. Este dolor se va pasando progresivamente conforme se empieza a andar. El problema puede ser agravado por un calzado inadecuado durante la realización de una actividad deportiva como correr cuesta abajo o saltar, así como por malas posturas y trabajo excesivo de esta zona.

Los corredores que tienen excesiva pronación del pie (ver imagen más abajo), tienen mayor riesgo de sufrir fascitis plantar ya que la biomecánica del pie en pronación causa un estiramiento adicional de la fascia plantar. Este estiramiento resulta en inflamación y engrosamiento del tendón, y al espesarse la fascia, ésta pierde flexibilidad y fuerza.

El tratamiento de fascitis plantar consiste en:

  • Reposo y fisioterapia.
  • Estiramientos pasivos tanto de la fascia como de los gemelos para reducir la tensión y estirar la fascia plantar.
  • Crioterapia (terapia con frío). Ayuda a reducir el dolor y la inflamación, y mejorar la circulación sanguínea mediante un efecto rebote en la irrigación de capilares subcutáneos.
  • En casos agudos y como medida paliativa puede realizarse un vendaje funcional con tiras de Tape para reducir la tensión plantar.
  • Están indicadas plantillas ortopodológicas a medida para proporcionar una pisada neutra y así evitar tracciones excesivas de la musculatura y mejoren nuestra biomecánica de la marcha, reduciendo la hiperpronación que es un factor favorecedor de la fascitis plantar.

Si eres runner y crees tener fascitis plantar, lo mejor es que acudas a un podólogo para realiar un estudio de la pisada y así poder evaluar tu caso. Si el podólogo te diagnostica fascitis plantar, el trabajo del podólogo junto con un fisioterapeuta te ayudarán a resolver tu dolencia.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para más información llamando al 916315217.

Omar Álvarez García – Podólogo

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *