Sin título-3

En qué consiste un estudio de la marcha

Publicado el 21 julio, 2016
Omar Álvarez

LinkedInTwitterFacebook

En Salud Butragueño hacemos estudios de la marcha digitalizados. Cada vez son mas los pacientes que nos llaman para consultar cómo los hacemos y disipar algún tipo de duda al respecto. Por ello, vamos a centrar este artículo en explicarlo de forma sencilla y detallada.

En primer lugar, realizamos una entrevista previa en la que preguntamos al paciente por sus hábitos de vida y deportivos: si practica deporte, qué tipo de deporte y cuántas horas a la semana. También preguntamos por el tipo de calzado que suele utilizar y siempre recomendamos que nos traiga a la consulta un zapato o deportiva usada. Es importante conocer el estilo de vida del paciente: trabajo, ocio, tiempo que suele permanecer de pie, cirugías previas o lesiones, entre otras cosas. Todos los datos nos ayudaran a conocer mejor el tiempo de descanso y de trabajo que damos a nuestros pies.

A continuación, procederemos a una exploración. Siempre que sea posible se realizará en ropa interior o pantalón corto y camiseta. Valoraremos la posibilidad de asimetrías en hombros, caderas, pliegues glúteos y pliegues poplíteos. Se valorarán diferentes articulaciones: metartarsofalángica, tibioperoneoastragalina y su amplitud de movimientos a la hora de realizar una posible modificación en su forma de pisar. Se valorará la zona plantar, zonas de hiperqueratosis (durezas), así como dedos en garra, juanetes o dedos martillos.

Después llega el momento de usar la plataforma de presiones digital. En nuestro centro disponemos de la plataforma digital Medicapteurs T-Plate. Esta plataforma dispone de una serie de sensores que recogen la superficie, la fuerza y el peso que realizan nuestros pies sobre la plataforma. Nos da una serie de datos esenciales a la hora de diseñar una posible plantilla.Realizaremos 2 tipos de estudios:

  1. Estudio estático: Valoraremos las presiones que hace nuestro cuerpo en estático, es decir, de pie sobre la plataforma. Valoraremos la zona de máxima presión y la línea media de nuestra pisada. En este momento también observaremos la posición del eje cadera-rodilla-tobillo y cómo influye esto en nuestra pisada
  2. Estudio dinámico: Valoraremos las presiones que hace nuestro cuerpo de forma dinámica, es decir, caminando sobre la plataforma. Valoraremos las zonas de máxima presión, superficie plantar que usamos en cada pie, momento de apoyo y propulsión, así como el estilo de la marcha (el famoso pronador/supinador o neutro). La plataforma nos permitirá mostrar al paciente un vídeo de su pisada y forma de caminar.

Finalmente, si se observa la necesidad de que el paciente lleve unas plantillas, le tomaremos un molde de sus pies para realizar una plantilla a medida.

A los 7-10 días aproximadamente, el paciente volverá al centro para recoger su informe con las fotos del estudio, el texto donde detallamos el estudio estático y dinámico, y sus plantillas si finalmente las necesitara.

Al mes aproximadamente, nos gusta contactar con el paciente para ver la adaptación a las plantillas.

Omar Álvarez – Podólogo

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *