Sin título-3

En qué consiste la terapia sexual

Publicado el 17 octubre, 2014
admin

LinkedInTwitterFacebook

El objetivo de una terapia sexual es simple y conciso: disfrutar de nuestra vida sexual. Así dicho, si tu pareja y tú no tenéis ninguna dificultad en este ámbito, puede parecer muy sencillo alcanzar ese fin, pero la realidad es otra; muchas personas encuentran barreras a la hora de tener una sexualidad plena.

¿Por qué acudir a una terapia sexual?

El ritmo de vida que llevamos, el estrés, las prisas, molestias físicas, hijos y otras causas pueden afectar a nuestro deseo entre otras cosas. Algunas de las razones por las que se puede querer acudir a una terapia sexual son las siguientes:

  • Falta de deseo. Esta situación es bastante habitual y con ella es común que surgan muchas preguntas: ¿ya no me excita mi pareja? ¿la rutina se ha apoderado de nosotros?  
  • Dolores durante el coito. La combinación de trabajar el suelo pélvico con terapia sexual es ideal en aquellas personas para las que practicar el coito es un símil de molestias e incomodidad. Por ejemplo en el caso de mujeres que sufren dispareunia o Vaginismo.
  • No alcanzar el orgasmo. Esta situación es habitual y no hay motivos para preocuparse. Por extraño que pueda parecer, al igual que aprendemos a escribir y a montar en bici es posible aprender a alcanzar el orgasmo.
  • Problemas de erección o eyaculación precoz. Hay hombres que no están cómodos en sus relaciones porque consideran que tienen algún problema de erección o su orgasmo se da antes o después de lo que querrían.
  • Eliminar tabúes y/o aprender prácticas nuevas. No hace falta encontrarse necesariamente en alguna de las situaciones anteriores para echar mano de este recurso. También le puede venir muy bien a aquellas personas que quieran aprender prácticas nuevas, quitarse ciertos tabúes, conocer mejor su cuerpo y, en definitiva, mejorar su vida sexual ya sea de forma individual o en pareja.

En qué consiste una sesión de terapia sexual

En mis años de experiencia las preguntas más comunes con las que me he encontrado han sido: ¿qué se hace en sesión? ¿hay deberes? ¿hay que desnudarse? Una terapia sexual funciona de la siguiente manera:

  1. Empieza como todas las terapias: con una recogida de información tanto de aspectos de la vida en general (familia, amigos, parejas, estudios, trabajos…) como del aspecto sexual en particular.
  2. Posteriormente, además de la posible utilización de diversas herramientas psicológicas (cada caso es único), se enseñarán técnicas y ejercicios para que se lleven a cabo en casa. Es decir, existe lo que se podría llamar “deberes”, pero estos se hacen en casa; durante la sesión ningún paciente deberá desnudarse.

Toda terapia, sea del tipo que sea, supone un esfuerzo, paciencia y tiempo. Lo más importante de todo no es el problema en sí, si no la capacidad de identificarlo y tratar de ponerle solución. Esto ayudará a estar cada vez más cerca de vuestro objetivo como pareja: el placer.

Si quieres más información sobre la terapia sexual no dudes en ponerte en contacto con nosotros llamando al 91 6315217.

Marta García Peris – Sexóloga

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *