Sin título-3

En qué consiste el drenaje linfático + 4 consejos

Publicado el 1 diciembre, 2016
Lara Sedano

LinkedInTwitterFacebook

El drenaje linfático

A menudo me preguntan en qué consiste el drenaje linfático, sus beneficios y cómo podemos utilizarlo como complemento a una dieta detox o adelgazante así que aprovecho el artículo de hoy para hablar sobre este beneficioso masaje.

Cuando nuestro organismo se ha visto sobrecargado durante una temporada por una mala alimentación, estrés, ansiedad en los hábitos de comidas y falta de ejercicio, se acumulan en él una serie de desechos y toxinas que podemos detectar con una serie de síntomas:

  • Hinchazón o dolor abdominal.
  • Cambios en los hábitos intestinales
  • Sobrepeso, celulitis o piel de naranja.
  • Mala circulación, arañas vasculares.
  • Edema o pesadez, piernas cansadas o calambres.
  • Piel apagada y desvitalizada, tendencia al desequilibrio sebáceo.
  • Cansancio, apatía, ansiedad, falta de calidad del sueño, irritabilidad.

El sedentarismo y la mala alimentación, dependiendo de la tendencia y predisposición de cada individuo, pueden llegar a hacerse notar en molestias muy comunes que podemos aliviar y ayudar con el drenaje linfático y el masaje circulatorio. El trabajo sobre el sistema linfático y circulatorio nos ayuda a eliminar con más facilidad desechos, inflamación e hinchazón en el organismo, así como a promover a través de la circulación sanguínea una mejor oxigenación y nutrición de los órganos y tejidos. Con ello, ayudaremos al correcto funcionamiento de todos los órganos que más presión soportan durante las dietas detox y de adelgazamiento, consiguiendo liberarlos de parte de su carga en el sistema de digestión, limpieza y gestión hormonal, muy importante a la hora del buen funcionamiento y activación de nuestro metabolismo.

4 consejos para ayudar en casa a nuestro sistema linfático

Como complemento a un drenaje linfático realizado por un profesional hay algunos hábitos que ayudarán a tu sistema linfático. Aquí te dejo cuatro de ellos:

  1. Bebe la suficiente cantidad de líquido durante el día, sea en forma de agua, infusiones depurativas o diuréticas (en caso de mucho edema y no haber patología que lo contraindique), o zumos naturales sin endulzantes.
  2. Haz comidas ligeras, preferiblemente con un aporte mayoritario de alimentos alcalinos en lugar de acidificantes como son los hidratos, dulces, comida industrial, exceso de carne o lácteos.
  3. Intenta salir a caminar al menos 30 min al día, bajarte del autobús una parada antes de lo habitual o levantarte de la silla de la oficina 2 ó 3 veces durante la mañana y la tarde.
  4. Pon las piernas en alto 15 min al llegar a casa tras tu jornada laboral, o date 10 min de masaje antes de irte a dormir, de manera ascendente por la pierna hasta el muslo. Utiliza un gel de frío si lo toleras bien en estas fechas.

Nuestro organismo es siempre muy agradecido y, aunque parezca que hay demasiado por hacer, ¡se notan los efectos mucho más rápido de lo que pensamos! Espero que estos consejos te ayuden y cuenta con Salud Butragueño si necesitas un drenaje linfático.

Lara Sedano – Quiromasajista y masajista deportivo

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *