Sin título-3

EL PAPEL DEL FISIOTERAPEUTA DURANTE EL EMBARAZO

Publicado el 11 julio, 2014
admin

LinkedInTwitterFacebook

El estilo de vida y la situación actual de las mujeres en la sociedad, con un elevado ritmo de estrés laboral, no siempre les permite un buen estado físico durante sus meses de embarazo. Esto, que a priori parece poco importante, impide que los cambios fisiológicos que experimenta durante el embarazo sean idóneos, estando más limitados y menos armónicos e influyendo negativamente su situación para el parto.

Los cambios de una mujer embarazada

A lo largo de las 40 semanas de embarazo, la mujer experimenta una serie de modificaciones corporales necesarias en su estado grávido. Éstas pueden conllevar a una variedad de síntomas o molestias que resulten en un parto cansado y desagradable, amenazando un proceso tan especial y único como es la gestación. La fisioterapia obstétrica, permite conseguir una mayor adaptación fisiológica de la gestante reduciendo y/o aliviando dichos síntomas, entre los más comunes se encuentran la lumbalgia o ciática, la congestión vulvar, el edema en piernas, los dolores pélvicos o la incontinencia urinaria, la tensión y pesadez abdominal. Realizar una preparación física especializada durante el embarazo le permitirá llegar en mejor estado al parto beneficiando así su proceso.

A medida que las semanas van sucediendo, la distensión abdominal va aumentando progresivamente y con ello la actividad de la faja abdominal se verá empeorada, reflejándose en la necesidad de cogerse el abdomen y la aparición de pinchazos púbicos. Todo ello implica una modificación de la estabilidad de la columna lumbar y pelvis, y un mayor aumento de presiones perineales. En la base de la pelvis se encuentra el conjunto muscular llamado suelo pélvico responsable de la estabilidad orgánica interna, de la continencia y con un papel importante en el proceso de dilatación y parto. Todos los cambios, se ven incrementados por la hormona relaxina, influyendo en la elasticidad del tejido muscular, ligamentoso y conjuntivo.

Cómo favorecer el embarazo y el parto

El masaje perineal es una de la técnicas más importantes a realizar durante las últimas semanas de gestación. A través de esta técnica se mejora la elasticidad y calidad de la musculatura perinal, favoreciendo el proceso de dilatación y la fase de expulsivo en el parto. De ese modo, es posible llegar a reducir el tiempo del proceso de dilatación y la técnica de episiotomía.

Con todo ello, es importante que la futura mamá vaya preparada no sólo teoricamente sino también físicamente al parto, aumentando así la capacidad al propio proceso fisiológico natural y mejorar su vivencia.

Un programa maternal debe ser personalizado según las necesidades de cada mujer y debe tener en cuenta los siguientes conceptos:

  • Ejercicios de movilización lumbopélvica
  • Técnicas respiratorias y de consciencia corporal
  • Activación de la faja abdominal
  • Preparación de la musculatura del suelo pélvico

Clases de suelo pélvico

Desde el mes de septiembre en Salud Butragueño ofreceremos clases de suelo pélvico tanto si estás embarazada como si estás en proceso de recuperación del postparto. Además, también incluiremos clases de masaje infantil para ayudarte a estimular y beneficiar a tu bebé a través del contacto.

Aquí tienes la información sobre las clases:

  • Clases de preparación al parto (5 sesiónes)
  • Clases de recuperación postparto (continuadas)
  • Curso de masaje infantil (3 clases)

Marta Fontanet – Fisioterapeuta de suelo pélvico y profesora de SB

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *