Sin título-3

El impacto del running en el suelo pélvico de las mujeres

Publicado el 16 marzo, 2017
Marta Fontanet

LinkedInTwitterFacebook

Hoy en día, son muchas las mujeres que salen a correr con varios fines; por placer, por fortalecer las piernas, la circulación y/o adelgazar. Lo cierto es que corriendo no sólo sufren las rodillas sino que también sufre el suelo pélvico. Por eso, en el artículo de hoy quiero hablar de las consecuencias que tiene correr en el suelo pélvico de las mujeres que practican el running. También puedes leer este otro artículo de hace unas semanas sobre un caso real de dolor en suelo pélvico en un hombre.

Numerosos estudios han demostrado el beneficio del ejercicio físico a nivel cardiovascular, pulmonar y metabólico. La diferencia de una actividad a otra es la presión intraabdominal que se produce al realizarlos. El deporte de impacto, como es el correr, es un factor de riesgo para el suelo pélvico y puede conllevar la aparición de síntomas tales como la incontinencia urinaria, los prolapsos pélvicos o simplemente debilitarlo. En los últimos estudios, se ha observado una mayor movilidad de la uretra y vejiga en actividades de aumento de presión abdomino-pélvica. Esto no quiere decir que sí o sí aparecerán estos síntomas al practicar el running, sino que la probabilidad de tenerlos aumenta.

Lo más importante de esta información es tomar consciencia de ello para poder prevenirlo. Si te gusta correr, lo primero que te recomiendo es que acudas a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que te haga una valoración de éste y de tu abdomen:

  • ¿Cómo está tu suelo pélvico?
  • ¿Cómo responde cuando haces esfuerzos?
  • ¿Cuánto tiempo es recomendado que salgas a correr?
  • ¿Con cuanta intensidad puedes realizar running?

Correr es un deporte que implica todo el cuerpo, y por ello una prevención pélvica-perineal o recuperación de sus síntomas implicará no únicamente un trabajo de suelo pélvico sino también del core abdominal. Ambos necesitan realizar funciones conjuntamente para ser competentes tanto durante el deporte como en el soporte urinario y sostén visceral pélvico en tu día a día.

Cómo reducir el impacto al correr

  • Vigila tu postura durante la marcha y no realices grandes pasos aumentando así su cadencia.
  • Evita terrenos duros o irregulares y cuestas abajo.
  • Adapta el recorrido a tu condición física, evitando largas distancias.
  • Lleva un calzado adecuado y adaptado a tu pisada, evitando la sobrecarga sobre el talón.
  • Alternar el ejercicio de impacto con otro de no impacto.
  • Activa tu suelo pélvico previamente y entrena tu core abdominal sin hiprepresión pélvica.
  • Prevén el sobrepeso.
  • Existen dispositivos de amortiguación visceral e incontinencia urinaria al esfuerzo. Siempre debe valorarse y determinarlo un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, ya que hay diferentes tipos y tamaños.
  • El cinturón pélvico puede ser otro complemento que reduzca el impacto en la pelvis y proteja la hiperlordosis.
  • Si vas a empezar, puedes iniciarte con la elíptica antes de realizarlo sobre suelo.

No es cuestión de decir no y tachar el running de tu vida, sino de prevenir y saber cómo realizarlo correctamente para no autolesionarse. Siempre se está a tiempo de aprender y corregirse.

¡Feliz carrera!

Marta Fontanet – Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *