Sin título-3

Articulaciones y reflexología

Publicado el 21 abril, 2016
Rocío Ruiz

LinkedInTwitterFacebook

¿Por qué duelen las articulaciones?

En España las enfermedades reumáticas afectan al 10% de la población y cada vez con más frecuencia aumentan las personas que sufren dolor en articulaciones. Las articulaciones más afectadas son la rodilla, la cadera, la columna cervical, la lumbar, los hombros, los dedos de las manos, las muñecas y el dedo gordo del pie, teniendo una mayor incidencia en las mujeres a partir de 50 años. Esta patología puede llegar a producir alguna incapacidad funcional, y en algunas ocasiones también puede originar un grado de invalidez que impide al paciente desempeñar su actividad cotidiana.

Los trastornos reumáticos que afectan a las articulaciones pueden clasificarse en dos categorías:

  1. Artrosis. En términos coloquiales sería el desgaste del cartilago articular que se nutre por un líquido llamado liquido sinovial. Éste líquido es el que se encarga de mantener una correcta lubricación hidratación y elasticidad para una perfecta función. A la degeneración del cartílago le acompaña una deformación articular lo que provoca rigidez, dolor y que la articulación no tenga la movilidad adecuada.
  2. Artritis. Es una inflamación de una o varias articulaciones y se presenta con hinchazón, enrojecimiento, sensación de calor, limita los movimientos y produce mucho dolor.

Hay muchas enfermedades que pueden causar artritis, entre las que destacan: la artritis reumatoide, la osteoartritis y la gota.

Causas de la artritis:

  • Edad
  • Factores genéticos
  • Osteoporosis
  • Obesidad
  • Traumatismos repetidos
  • Sobrecarga articular
  • Posturas incorrectas
  • Desgaste muscular
  • Estrés psíquico

Recomendaciones para evitar y recuperar una artritis:

  • Evitar el sobrepeso
  • Alimentación sana
  • Ejercicio suave
  • Calzado cómodo
  • Posturas correctas
  • No cargar peso excesivo
  • Masaje

Tratar la artitis con reflexología podal

Las articulaciones de nuestros pies nos pueden dar información de cómo está nuestro cuerpo en general, de ahí la importancia de ver si se mueven con facilidad, si están bloqueadas, si aparece dolor, o si por el contrario se flexionan fácilmente. A través de la reflexología podal es posible mejorar los síntomas de la artritis, recuperar la movilidad rutinaria de la vida cotidiana, aliviar el dolor y restablecer en muchos casos las funciones perdidas.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento para la artritis en reflexología consiste en un masaje que tiene como objetivo desbloquear y liberar las tensiones del pie y de todo el cuerpo. Este masaje consiste en una serie de ejercicios suaves que ayudarán a activar la circulación sanguínea y por tanto a reducir las inflamaciones. Será recuperando el equilibrio de los órganos internos como podremos eliminar las toxinas que se han depositado alrededor de articulaciones especificas, causando la artritis.

Acompañaremos el masaje con aceites esenciales específicos para tratar las enfermedades reumáticas: romero, manzanilla, enebro, ciprés y gaulteria. El tratamiento relajará por completo el sistema nervioso, los músculos de los pies y las piernas, proporcionando un bienestar físico y emocional que llevará a una mejora de la flexibilidad muscular.

Este masaje es aconsejable no sólo para personas con artritis, también lo es para aquellas personas que pasan largas horas de pie, deportistas con sobrecargas musculares y corredores, sobre todo para prevenir y tener una buena calidad de vida.

Rocío Ruíz. Reflexóloga podal.

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *