Sin título-3

Dispareunia y vaginismo: Dolor en las relaciones sexuales

Publicado el 2 enero, 2015
admin

LinkedInTwitterFacebook

¿Qué son la dispareunia y el vaginismo?

La dispareunia y el vaginismo son disfunciones sexuales de gran prevalencia en las mujeres de nuestra sociedad. Éstas, interefieren en la vivencia de la sexualidad de cada mujer y de forma negativa en la propia pareja. Existen momentos más vulnerables que favorecen su aparición como puede ser tras un parto, la menopausia o una experiencia sufrida por la mujer.

La dispareunia es descrita como la presencia de dolor, como la sensación de quemazón, ardor, tensión o presión, en las relaciones sexuales. Ésta puede localizarse en la zona de la entrada por el inicio de la penetración, o más profunda por la penetración completa y/o movimientos coitales. En ocasiones, existen motivos orgánicos (como una cicatriz), alteraciones hormonales o viscerales, que inducen o faciliten la presencia del dolor. Pero en la mayoría de las ocasiones, se produce por una falta de elasticidad del vestíbulo y musculatura del suelo pélvico más superficial, o un tono demasiado elevado de los músculos del suelo pélvico más profundos.

La imposibilidad de conseguir una penetración es nombrado como vaginismo, ya sea desde un primer momento como a raíz de alguna experiencia o lesión. En estos casos, existe la presencia de un espasmo muscular del suelo pélvico voluntario o involuntario que impide cualquier tacto en la zona, incluso a nivel externo en algunas mujeres. En estos casos, no es posible el uso de ningún dispositivo que se necesitara introducir en la vagina, como puede ser un tampón, o realizar una exploración ginecológica.

Cómo tratar la dispareunia y el vaginismo

La dispareunia y el vaginismo presentan un componente psicológico y otro componente muscular. Por tanto, el tratamiento idóneo debe combinar un tratamiento fisioterapéutico con un tratamiento psicológico. Éste último debe ser con un sexólogo o psicólogo especializado.

Desde la fisioterapia, es posible realizar un tratamiento para mejorar la respuesta muscular, y permitir una sexualidad plena y sin dolor. Mediante el tratamiento del suelo pélvico podemos mejorar el estado y respuesta muscular, la elasticidad del entroito vulvar, la lubricación vaginal e influencia hormonal, reequilibrar el estado orgánico y cualquier alteración del tejido implicado. Las técnicas son aplicadas de forma progresiva según la evolución de cada mujer, implicándola en su propio tratamiento con ejercicios en casa, e incluso si la persona lo quisiera, se incluirá a la pareja en sus sesiones.

Qué hacer si sufres dispareunia o vaginismo

Tanto si tienes la certeza de que sufres dispareunia o vaginismo, como si no estás segura pero los síntomas descritos en el artículo te resultan familiares, es muy importante que acudas cuanto antes a un especialista de suelo pélvico para valorar tu situación. Dejar pasar el tiempo sin tratar cualquiera de estas dos disfunciones conlleva a un empeoramiento tanto a nivel físico como emocional. Es importante que sepas que tanto la dispareunia como el vaginismo son disfunciones que tratadas adecuadamente se pueden solucionar.

Marta Fontanet – Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *