Sin título-3

Disgrafia: 10 Signos de alerta en la escritura de un niño.

Publicado el 24 julio, 2015
admin

LinkedInTwitterFacebook

La letra de un niño puede ser la clave para detectar dificultades motoras, entre otras dificultades, y por ello tanto educadores como padres deben estar pendientes de la evolución de su escritura. Es importante y no deben descuidarse las importantes repercusiones que pueden tener en el desarrollo de la personalidad y de la escolaridad. Como logopeda, en muchas ocasiones me encuentro con la siguiente pregunta “¿Debo insistir a mi hijo que practique con cuadernillos de caligrafía?”. En los casos en los que un niño sufre distrofia o extrema dificultad en su capacidad de escribir, mi consejo es claro: el niño debe acudir a un reeducador especializado.

¿Cuándo decimos que un niño es disgráfico?

Hay muchas definiciones pero podría decirse que es aquel niño que sin tener ningún déficit intelectual, neurológico o afectivo, tiene una calidad de escritura deficiente y como resultado su escritura es ilegible o demasiado lenta. No se diagnostica antes de los 7-8 años aunque la dificultad grafomotriz se aprecia con anterioridad. Hay que aclarar que la escritura de un niño disgráfico no se parece a la de un niño más pequeño.

Signos de alerta:

  1. Letras no reconocibles.
  2. Grafismos que permiten la confusión de letras: m con más de 3 arcadas, omisión o exageración de bucles en b o l, letras abiertas o angulaciones.
  3. Dirección inadecuada en el trazo de los óvalos y en las uniones.
  4. Dobles óvalos.
  5. Letras hechas en 2 o más veces..
  6. Errores de precisión.
  7. Signos relativos a la forma, a la cohesión, al tamaño, al espaciado y separación de los renglones.
  8. Márgenes irregulares.
  9. Irregularidades en la inclinación.
  10. Y por último, el conjunto es sucio, es decir un escrito que da sensación de suciedad.

Estas dificultades son superadas con un buen programa grafomotor personalizado a cada niño. Mi experiencia me lleva a encontrarme casos de niños desmotivados hacia la tarea escritora. Unas veces por el esfuerzo que le supone al tener problemas grafomotores, y otras, por el hecho de que algunos educadores o padres no se dan cuenta de que la escritura evoluciona con el niño y en este proceso se refleja en su personalidad, madurez y motivaciones. Como resultado, es muy común que a ciertas edades abandonen el modelo caligráfico enseñado en la escuela y adquieran su propio modelo sin que por ello su escritura tenga que ser fea o ininteligible.

Mª Mercedes Pablo Eguren – Logopeda

 

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *