Sin título-3

8 Consejos para evitar la depresión postvacacional

Publicado el 8 septiembre, 2016
Salud Butragueno

LinkedInTwitterFacebook

Tras el periodo de desconexión vacacional, la reincorporación a la rutina de trabajo puede provocar la conocida depresión postvacacional. La principal causa de esta alteración emocional es el cambio brusco de la rutina de vacaciones a la del trabajo. La clave para distinguir la depresión postvacacional de otras alteraciones es el momento específico en que se presenta y su duración. Si se prolonga durante más de dos semanas, habría que indagar en otras posibles causas.

La llamada depresión postvacacional, en realidad nada tiene que ver con una depresión real. Es más bien una respuesta aguda al cambio, una reacción del organismo y de la mente, que deben readaptarse; aunque puede llegar a ser bastante intensa, no constituye un trastorno en absoluto.

Las personas con mayor probabilidad de desarrollar síntomas depresivos tras el periodo vacacional suelen ser las que menor resistencia a la frustración tienen. Otro factor de riesgo es tener vacaciones de larga duración; hoy se sabe que es mejor disfrutar de una o dos semanas que estar todo un mes de vacaciones. El tercer factor de riesgo, lógicamnte, es estar atrapado en un trabajo poco motivador o en el que hay mal ambiente.

Para la mayoría de las personas la vuelta al trabajo no supone ningún tipo de trastorno, e incluso lo viven con la ilusión de volver a desarrollar una actividad productiva y relacionarse con los compañeros. Sin embargo, en ocasiones, la vuelta al trabajo se relaciona con una sintomatología negativa, se convierte en un auténtico sacrificio y aparece cierto malestar, caracterizado por los siguientes síntomas:

  • Pueden aparecer síntomas como fatiga, cansancio y dificultades de concentración. Te sientes agotado, entumecido; no consigues rendir en el trabajo y te distraes con mucha facilidad.
  • Molestias físicas como dolores musculares, estomacales o de cabeza. Cuerpo y mente son un todo; si el estrés de los primeros días es muy fuerte, podría haber somatizaciones.
  • Tristeza, apatía y falta de interés o motivación. Sientes que ese trabajo ya no te llena, te invade una sensación de hastío que no te permite ver todas aquellas cosas que antes te gustaban y te motivaban.
  • Nerviosismo, irritabilidad, cambios bruscos de humor. Puede haber un cambio de carácter, aunque esto es menos habitual.

La clave es que estos síntomas suelen durar tan sólo unos días. Si se prolongan durante más de un mes, pueden llegar a agravarse y la persona podría desarrollar algún trastorno de ansiedad, estrés crónico, o incluso el comienzo de una depresión. Pero eso ya no tendría nada que ver con la vuelta al trabajo en sí misma.

Consejos

  1. Actitud. Maneja los pensamientos negativos: centrarte en lo bueno de las vacaciones, sin ver que tu día a día habitual también tiene cosas positivas, es lo peor que uno puede hacer. Es una cuestión de actitud.
  2. Reincorporación. Haz la vuelta gradual: si puedes, reserva unos días previos al regreso al trabajo para comenzar a readaptarte, a recuperar horarios saludables e incluso ponerte al día con algunas tareas laborales que puedas hacer desde casa. Si la reincorporación pudiera hacerse de manera gradual y no comenzar un lunes, los síntomas serían mucho más leves.
  3. Horarios. Recupera los horarios regulares durante el día, tanto a la hora de acostarte.
  4. Sencillez. Comienza por las tareas más sencillas o las que más te gusten.
  5. Gradual. Aumenta el ritmo de trabajo de manera gradual. Si puedes, intenta delegar algunas tareas los primeros días. Si intentas resolverlo todo el primer día, probablemente sufrirás un pico de estrés nada saludable.
  6. Descanso. Cuando ya te hayas reincorporado al trabajo, trata de no llevarte trabajo a casa.
  7. Salud. Haz deporte y come sano.
  8. Vida social. Retoma el contacto con familiares y amigos a los que no hayas visto durante las vacaciones
LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *