Sin título-3

Incontinencia urinaria tras la intervención de próstata radical

Publicado el 29 agosto, 2014
admin

LinkedInTwitterFacebook

La próstata es una glándula masculina situada dentro de la pelvis justo por debajo de la vejiga y rodeando la parte superior de la uretra. Cuando por motivos de salud se interviene, la operación puede en ocasiones afectar a la función urinaria y sexual.

Debemos conocer que, padecer incontinencia urinaria tras una intervención prostática es común. Por ello, existen profesionales especializados que trabajan para guiar el tratamiento con tal de remitir los síntomas en la mayor brevedad posible y que la persona retome las actividades de la vida diaria sin restricciones.

Consecuencias de la intervención

Actualmente, existen diversas técnicas quirúrgicas para intervenir la próstata. Éstas van desde la vía retropúbica (abierta abdominal) y laparoscópica, hasta la más novedosa mediante el robot da Vinci. Todas estas intervenciones producen un cambio anatómico, al retirar la próstata, con posibles consecuencias en los tejidos adyacentes tanto por la intervención en sí como por el proceso de cicatrización. Además, será influyente en los síntomas el período de sondaje y la necesidad de combinar el tratamiento médico con radioterapia o quimioterapia, que hacen empeorar la calidad del tejido. La acción del músculo de la vejiga y el propio esfinter urinario se pueden ver alterados por el proceso médico-quirúrgico y aparece la incontinencia urinaria. La función sexual se puede ver afectada dependiendo de si se conservan o no en la cirugía las bandeletas nerviosas, responsables del estímulo sexual, ya que, se encuentran situadas por detrás de las vesículas seminales y la próstata.

Tratamiento mediante la fisioterapia

Prevención. La insuficienente contracción de las fibras esfinterianas y de los músculos del suelo de la pelvis como la afluencia sanguínea son trabajados mediante fisioterapia. Para mejorar la calidad de vida tras una prostatectomia radical, se recomienda valorar la musulatura del suelo pélvico antes de la intervención con tal conocer y preparar el estado muscular general a los cambios que sucederán. De ese modo, se podrá reducir o eliminar la aparición de los síntomas y favorecer la actividad múscular, restableciendo así su funcionalidad.

Es posible, mediante la fisioterapia, reducir o eliminar la aparición de síntomas tras una prostatectomia radical.

Postoperatorio. Dentro de un proceso de rehabilitación, existen una variedad de ejercicios y técnicas para el suelo de la pelvis que irán variando y adaptándose al estado múscular de cada uno a lo largo de las sesiones. Los ejercicios propioceptivos abdomino-perineales, el biofeedback, la electroestimulación y las técnicas de sinergia vesico-esfinteriana son las principales herramientas fisioterápicas implicadas en el proceso. No obstante, deben ser guiadas por fisioterapeutas especializadas que conozcan la evolución según la gravedad de los síntomas y las características anatomo-fisiológicas de la zona.

No debemos olvidar que la implicación del paciente durante todo el proceso de rehabilitación es muy importante. El paciente no debe limitarse a ejercicios en consulta sino que deberá aplicarse a su vez fuera de ella. Igualmente, el inicio temprano del tratamiento (entre la cuarta y sexta semana postintervención) favorecerá los resultados de la rehabilitación. De esta manera el paciente evitará la atrofia esfinteriana y reducirá el tiempo de incontinencia transitoria de manera considerable.

Marta Fontanet – Especialista de Salud Butragueño en suelo pélvico.

Si desea más información o consultar con un especialista en suelo pélvico no dude en ponerse en contacto con nosotros llamando al 916315217.

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *