Sin título-3

Cómo protegerte del sol en verano

Publicado el 18 julio, 2014
admin

LinkedInTwitterFacebook

Este artículo ha sido escrito por Maria José Vida, licenciada en bioquímica y con una extensa carrera profesional en su ámbito. Es dueña del herbolario VisNatura en donde ha creado un espacio de consultas único en la zona de Las Rozas.

La piel no es sólo el órgano más extenso de nuestro cuerpo sino que además es un claro indicador del estado de nuestra salud. Por ello, es importante revisar los factores que durante los meses de verano afectan directamente a la calidad y salud de nuestra piel. Proteger la piel en verano es clave para frenar uno de los factores que mas contribuye al envejecimiento cutáneo: la radiación solar ultravioleta.

Los peligros de la radiación solar

El sol, imprescindible para la vida, nos ofrece innumerables beneficios. Aun así, es también un importante factor de riesgo cuando se realiza una exposición inadecuada. Puede contribuir a la deshidratación, alteración de la barrera cutánea y como consecuencia ser desencadenante de otros procesos a nivel de las capas más profundas de la piel, dermis e hipodermis. Por ello, debemos protegernos de la radiación ultravioleta, en particular de las radiaciones UVA y UVB. Algunos datos acerca de estas radiaciones:

Radiaciones UVA

  • Llegan hasta la dermis.
  • Atacan fibras de elastina y colageno por tanto provocan el envejecimiento de la piel.
  • Pueden producir reacciones de fototoxicidad por interaccion con otras sustancias allí depositadas.
  • Producen EROS (especies reactivas del oxígeno) con alto poder de oxidación.

Radiaciones UVB 

  • Se absorben por la epidermis en un 70%
  • Activan los melanocitos, productores de melanina que es la protección natural de
  • la piel.
  • Si la exposición es prolongada, la piel no consigue absorber toda la radiación. Es entonces cuando se produce el enrojecimiento y la quemadura de la piel.

Cómo protegerte de la radiación solar ultravioleta

La mejor manera de protegerte de los peligros del sol consiste en la aplicación de una doble estrategia:

1. Utiliza cremas con un buen filtro solar.

Los filtros solares son sustancias que incorporan las cremas solares con capacidad para reflejar, dispersar o inactivar la radiación UV. Estos pueden ser de dos tipos:

  • Químicos: Son filtros que penetran hasta la dermis, allí absorben la radiación UV y la transforman en inocua para el organismo, generalmente en forma de radiación térmica. Hay que aplicarlos unos treinta minutos antes de la exposición solar. Dado que son moléculas de síntesis que viajan hasta la dermis, allí pueden dar lugar a reacciones alérgicas.
  • Físicos: Son moléculas de gran tamaño de caracter mineral. Su efecto protector es físico. Debido a su gran tamaño no se absorben por la epidermis, tienen la capacidad de reflejar o dispersar la radiación UV. Los filtros minerales más usados son: oxido de zinc y oxido de titanio. Su gran ventaja frente a los filtros químicos es que no se absorben por el organismo, no se transmiten a la leche materna, no actuan como disruptores hormonales, entre otros beneficios.

 

Qué es el FPS o Factor de Protección Solar.  El FPS define el tiempo que una persona puede estar expuesta al sol comparado a una situación sin protección. En España un valor medio de exposición al sol sin protección sería de unos diez minutos (por término medio, sin tener en cuenta la variabilidad individual, ya que cada persona presenta un fototio de piel). Por tanto una crema con factor de protección 10 nos permitiría estar al sol aproximadamente una hora y media.

 

2. Lleva una dieta equilibrada y variada. Consume alimentos que garanticen el aporte nutricional adecuado para el mantenimiento de la homeostasis epidérmica. Principales activos que nos ayudan a minimizar los efectos nocivos de la radiación solar:

  • Carotenoides: El beta caroteno es precursor de la vitamina A esencial para mantener la salud de la piel y favorecer la síntesis de melanina. Alimentos ricos en beta caroteno son: zanahorias, espinacas, tomates,pimiento rojo, calabaza, albaricoque, melocotón e hinojo.
  • Vitamina E: Gran poder antioxidante, es la vitamina más importante para la membrana celular. Alimentos ricos en vitamina E: Aceite de germen de trigo y aceites vegetales de semillas, frutos secos ( avellanas, almendras, pistachos), semillas de girasol, lino y sésamo.
  • Vitamina C: La presencia de vitamina C potencia la eficacia protectora de la vit E. Esencial para estimular la síntesis de colágeno en la piel. Alimentos ricos en vitamina C: Acerola, hinojo, perejil, frutas cítricas, kiwi y papaya.
  • Polifenoles: Disminuye los niveles y actividad oxidativa de los ERO¨s, protege el ADN de los daños producidos por la rad UV. Alimentos ricos en polifenoles: Té verde.

RECOMENDACIONES

Si quieres evitar los protectores de sol convencionales, y en su lugar utilizar alternativas saludables para tu cuerpo y tu piel, aquí tienes algunas recomendaciones:

  • Emplea cosmética ecológica certificada. Utiliza cremas solares que no contengan conservantes, colorantes sintéticos, ingredientes derivados del petroleo, emulgentes tipo PEG.
  • Utiliza aceites vegetales puros para el cuidado de la piel después de la exposición solar. Algunos aceites recomendados para la piel son el aceite de oliva, macadamia, rosa mosqueta, jojoba y espino amarillo. Estos aceites protegen y cuidan la piel a la perfección, manteniéndola fuerte y saludable.
  • Presta atención a tu alimentación. Incluye en tu dieta algunos de los alimentos mencionados más arriba para mantener tu piel fuerte y sana de manera natural.
 

María José Vida. 
636 276 030
VisNatura
C/ Santolina local 10
El Cantizal, Las Rozas
visnatura@gmail.com

 

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *