Sin título-3

Alimentos antioxidantes contra el envejecimiento

Publicado el 19 diciembre, 2014
admin

LinkedInTwitterFacebook

Artículo publicado originalmente en www.semana.es

Existen numerosas teorías sobre el envejecimiento pero una de las principales y más conocidas está relacionada con los radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro y acelerado del organismo, así como de las numerosas patologías degenerativas ¿Pero qué son exactamente estos radicales libres? ¿Son realmente ladrones de juventud y generadores de enfermedad? ¿Es posible prevenirse de ellos? Y si es posible, ¿qué alimentos no deberían faltar en nuestra dieta?

Definiendo los radicales libres

Los radicales libres son formas de oxigeno que tras incorporarse al organismo humano se transforman en moléculas de gran poder oxidante. La propensión de los radicales libres para formar compuestos químicos dañinos para nuestro organismo desencadena procesos de deterioro irreversible que conduce a numerosas enfermedades (Alzheimer, aterosclerosis, cataratas, cáncer y Parkinson, entre otras), y por supuesto, a envejecer más rápido y antes.

Pero los radicales libres no solamente son tóxicos, sino que también son compuestos químicos que todas nuestras células y nuestro organismo en general necesitan para funcionar bien. Ayudados por nuestro sistema inmunitario, los radicales libres frenan el paso a las invasiones virales, microbianas y bacterianas.

Antioxidantes: neutralizando el envejecimiento

Los radicales libres extienden sus estragos a numerosos órganos y aceleran el envejecimiento del cerebro, del sistema cardiovascular y de la piel. Por suerte nuestro cuerpo está bien estructurado. Las células, para protegerse de la acción de estos agentes, elaboran sustancias que tienen la función de degradar, neutralizar o desintoxicar los radicales libres. Estas sustancias capaces de eliminar a los radicales libres se llaman antioxidantes.

Los antioxidantes pueden ser generados por nuestro organismo, como es el caso de la vitamina D, y otros deben ser incorporados mediante la alimentación o los suplementos.

Una alimentación antienvejecimiento

  • Alimentos ricos en vitamina E. Esta vitamina aporta una enorme cantidad de beneficios al organismo dándonos fortaleza y juventud, y siendo un nutriente antifatiga, antiabortiva, anticalambres y antiarrugas. Algunos de los alimentos que la contienen en mayor concentración son los aceites prensados en frío, frutos secos (como la almendra, el pistacho, la avellana), las semillas de girasol crudas, los espárragos, la acelga, el nabo, la soja, las espinacas y el puerro.
  • Alimentos ricos en vitamina A. Esta vitamina es decisiva para el mantenimiento de la salud humana y su deficiencia puede tener como resultado un endurecimiento de la piel y de las membranas mucosas. Asimismo, contribuye a la buena salud de los ojos, la piel, el cabello, los dientes y las encías. Se puede encontrar en frutas y verduras de color amarillo y anaranjado, y al mismo tiempo, en las verduras de color verde, zanahorias, mangos, melocotones, mandarinas, naranjas, espinacas, nabos, tomate, espárragos, guisantes, repollo y maíz
  • Alimentos ricos en vitamina C. Las virtudes de esta vitamina se explican de distintas maneras, sobre todo, por el hecho de que la vitamina C desarrolla una importante actividad antioxidante y estimula las defensas del sistema inmunitario. Las frutas que la contienen en mayor cantidad son la grosella negra, el limón, la fresa, el kiwi y la naranja. En el caso de las verduras y hortalizas el pimiento rojo y verde, el nabo, la coliflor, las coles de Bruselas, la col roja, la acelga y el espárragoson las que cuentan con mayor cantidad de esta vitamina.

Los imprescindibles: alimentos ricos en vitamina B

  • B1. La lucha contra el estrés. Germen de trigo, cereales integrales, levaduras. Nueces, leche y sus derivados y la yema de huevo.
  • B2.  La vitamina de la belleza. Presente en los cereales integrales, productos lácteos, huevo, vegetales, hortalizas frescas, especialmente de hoja verde.
  • B3. La luchadora contra el colesterol. Sus fuentes naturales son cereales integrales, levadura de cerveza, huevos, dátiles, higos almendras y frutos secos en general.
  • B5. Una abanderada contra el envejecimiento. Se encuentra principalmente en productos lácteos, huevos, levadura de cerveza y cereales integrales
  • B6. El calmante del dolor menstrual. La encontramos en cereales integrales, levadura de cerveza, huevo, legumbres, frutas y hortalizas verdes, y en general en las verduras frescas.
  • B9. Acción antianemia. Fuentes naturales, germen de trigo, levadura de cerveza, espinaca, endivia y almendras.

Minerales: la batalla final con los radicales libres

En el caso de los minerales, los más potentes en la lucha contra el envejecimiento son:

  • Selenio: actúa como antioxidante y rejuvenecedor. Los alimentos que contienen este mineral son los productos lácteos, la levadura de cerveza, la cebada, el trigo germinado, los cereales integrales, las mandarinas, el rábano, los guisantes, el pepino, el perejil, el coco, los anacardo y el huevo.
  • Calcio: se encuentra en mayor grado en el queso emmenthal, la soja, las espinacas y los frutos secos (almendra, avellana, castaña).
  • Hierro: presente en las espinacas, las lentejas, el huevo y los vegetales de hoja verde como espinacas y acelgas.
  • Cinc: principalmente en alimentos como el huevo, el queso, los piñones, y las nueces principalmente.

Por otro lado, no debemos descartar el uso de una planta con gran poder antioxidante como el  aloe vera. Igualmente, y en aquellos casos en los que no podamos llevar una alimentación variada que incluya los alimentos vistos en este artículo, es conveniente incluir algún suplemento a la dieta que nos ayude a prevenir el envejecimiento prematuro.

Irene Cañadas – Nutricionista

LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *