Sin título-3

5 maneras de mejorar tu sistema termorregulador

Publicado el 20 junio, 2014
admin

LinkedInTwitterFacebook

¿Toleras mal los cambios de temperatura? ¿Eres una persona friolera? ¿Tienes las manos o los pies siempre fríos? Seguramente es porque la sangre no llega con facilidad a recorrer toda la superficie de tu piel y por ello no realiza bien la regulación de la temperatura corporal. Los tratamientos con termorregulación trabajan a fondo sobre el sistema termorregulador y circulatorio, fundamentales en nuestro cuerpo ya que regulan nuestra temperatura corporal de forma constante, tanto en los cambios de temperatura como cuando hacemos deporte.

Ahora que se acerca el verano y nos animamos a hacer más deporte, además de conseguir los buenísimos resultados de cualquier ejercicio físico puedes aprovechar para trabajar sobre ese sistema termorregulador que, en la mayoría de los casos está colapsado y no funciona bien. Con la incorporación de pequeños hábitos termorreguladores a tu día a día que encontrarás al final de este artículo, lograrás potenciar el sistema de refrigeración del cuerpo y facilitar el funcionamiento de los órganos, evitando que trabajen sobrecalentados. De esta manera todos tus órganos realizarán su trabajo en plenas facultades y potenciarás los resultados deportivos.

Cómo funciona nuestro sistema termorregulador

Al hacer ejercicio la frecuencia cardiaca y respiratoria se aceleran, la musculatura demanda sangre y oxígeno, y el cuerpo empieza a trabajar a toda máquina. En esta situación, la temperatura aumenta y lo normal es que empecemos a sudar. Unas personas sudan antes y a otras les cuesta más e incluso hay gente que no suda más que en situaciones extremas y en muy poca cantidad. La función principal del sudor es eliminar toxinas y es la vía que tiene el cuerpo para refrigerar mediante la evaporación. Si no sudamos, el cuerpo no puede refrigerar y se sobrecalientan los “motores”, disminuyendo la eficacia deportiva, acortando la vida de los tejidos y maltratando a nuestros órganos, que se ven forzados a trabajar bajo condiciones extremas.

Y… ¿por qué se me “estropea” el sistema termorregulador?

A menudo no dejamos que el cuerpo realice sus funciones; Cuando hace frío ponemos la calefacción a todo trapo y si hace calor hacemos lo mismo con el aire acondicionado. Ésto, sumado al sedentarismo y a la mala alimentación, generan un “adormecimiento” de varios procesos y entre ellos está el del sistema termorregulador, que se acomoda y deja de trabajar en condiciones. Por ello, como en la mayoría de las terapias, debemos enfocar nuestra salud desde varios puntos; alimentación, hábitos saludables y ejercicio físico y mental.

5 maneras de mejorar tu sistema regulador

Aquí te dejamos algunas pautas muy sencillas para incorporar en tu vida diaria, que ayudarán a fortalecer tu sistema termorregulador de manera natural.

  1. Termina tu ducha diaria con agua fría. Si tienes tendencia a ducharte con agua muy caliente, tu sistema termorregulador y circulatorio apreciará un chorro de agua fría. Puedes empezar haciéndolo sólo hasta las rodillas los primeros días, e ir subiendo hasta refrescarte el cuerpo entero. Haz esto especialmente en la ducha después de hacer ejercicio y si ves que tu cuerpo genera calor rápidamente, puedes repetir el contraste varias veces.
  2. Evita ingerir bebidas frías después de hacer ejercicio. Cuando estás haciendo ejercicio y nada más terminar, la sangre está fundamentalmente en los músculos. Cuando ingieres agua muy fría el cuerpo tiene que calentarla y para ello debe mandar sangre al estómago, órgano que en este momento debe estar en descanso.
  3. Utiliza cremas naturales para potenciar el frío y el calor según el momento. Existen cremas específicas para cada momento elaboradas con hierbas que te ayudarán a activar tu sistema termorregulador. La crema Hedra o crema calentadora es perfecta para iniciar el ejercicio y facilitar la sudación. El Aliento Polar o crema enfriadora se utiliza para potenciar los efectos de los contrastes. Por último, la Balsámica es ideal para terminar la sesión de ejercicio ya que ayudará a evitar agujetas, contusiones y cansancio, activando la circulación. En Salud Butragueño tenemos a la venta estas cremas. No dudes en preguntarnos por ellas.
  4. Evita abusar del aire acondicionado y la calefacción. Deja que tu cuerpo se regule de manera natural en lugar de ponerle las cosas fáciles. De esta manera evitarás que tu sistema regulador se vuelva vago. Escucha a tu cuerpo y dale lo que realmente necesita.
  5. Haz ejercicio de forma regular. Los beneficios de practicar deporte de manera regular son bien sabidos, entre otros está la eliminación de toxinas, tensiones y estrés. Pero además de estos beneficios, hacer deporte potenciará tu sistema termorregulador y lo mantendrá activo, evitando que se vuelva “vago” y las consecuencias que ello conlleva.

 

LinkedInTwitterFacebook

2 Comentarios

  1. Abel Roca

    Hola
    mi problema es que cuando mi cuerpo sufre un calentamiento sea por temperaturas altas en verano o al hacer deporte , no consigo enfriarlo por falta de suduración.
    Consultando a especialistas me diagnosticaron el sindrome de Holmes.
    Mi pregunta es si ustedes tienen algun tipo de producto que ayude a refrigerar el cuerpo durante i despues de hacer ejercicio o incluso durante la jornada laboral.

    Eperando respuesta les mando un cordial saludo¡¡¡¡

    1. Salud Butragueno

      Hola Abel,
      Nuestra especialista en termorregulacion ya no trabaja con nosotros, aunque podría responder a tu pregunta, no soy ningún experto en la materia, por eso te voy a remitir al centro donde aprendimos todo sobre la termorregulacion, donde podrás obtener la información que necesitas y una variedad de productos que ellos podrán recomendarte.
      http://www.jinjerbalsam.com/
      Puedes preguntar por José María y ya de paso mandarle un saludo del “enano enchufado”
      Un saludo

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *