Sin título-3

Recupera tu centro

Publicado el 8 junio, 2017
Naiara Pedro Tatay

Google+LinkedInTwitterFacebook

En este primer artículo que escribo para Salud Butragueño te quiero hablar brevemente de cómo localizar y equilibrar nuestro propio centro. En base a la teoría de los elementos de la medicina mhina, el elemento que rige ese centro es la tierra.

La tierra en nuestro cuerpo la rigen el bazo y el estómago, por lo que la forma de alimentarnos juega un papel fundamental en el equilibrio de esos órganos. Una de las principales funciones del bazo es transformar los alimentos, y para que ese centro pueda estar sano tiene que haber un movimiento saludable de vaciado y llenado. Nuestra tendencia es a llenarlo sin medida, sin conciencia, con una gran tendencia a tapar o acallar con el alimento cualquier situación de angustia, estrés o tristeza. Esto conduce a un llenado de ese centro de manera desequilibrada que suele conducir a un estancamiento interno que se manifiesta en forma de pesadez, cansancio, falta de energía y apatía. Si estos hábitos se convierten en una forma de vida, da lugar a patologías más graves. De ahí la importancia de que se produzca conscientemente ese vacío, esa vacuidad en el centro.

“Una rueda está compuesta por 40 radios, pero es del vacío de su centro del que procede su fuerza”

Si lo vemos desde un plano psicoemocional, todos hemos oído alguna vez que el estómago es nuestro “segundo cerebro”. En medicina china se dice que si un pensamiento está en la cabeza más de 3 minutos el bazo se enferma. Vuelve a aparecer la necesidad de movimiento saludable, la necesidad de vaciado y llenado, pero esta vez relacionado con nuestros pensamientos ¿Qué pasa cuando existe esa excesiva reflexión y no se vacía la mente? Que la mente se estanca, dando lugar a pensamientos obsesivos, canciones que no dejo de repetir en mi cabeza… Esto conduce a una falta de concentración, a tener ansiedad, hinchazón de estómago, gases, entre otros muchos síntomas. Si se convierte en tu estilo de vida puede dar lugar a patologías más graves. La tierra equilibrada, nuestro centro en equilibrio nos va aportar estabilidad, abundancia, nutrición, creatividad y una base fértil donde poder crecer y manifestar nuestro designio en la vida.

Lo más peligroso, bajo mi punto de vista, es que en la mayoría de los casos no prestamos atención a estos síntomas o ni siquiera somos conscientes de que los tenemos. Sencillamente nos hemos acostumbrado a ellos, nos habituamos a estas formas de pensamiento y modos de vida tan perjudiciales que en realidad nos están impidiendo expandirnos y disfrutar con salud y plenitud nuestro día a día. Te invito a contemplar tu vida de una forma más holística, más global y con mayor perspectiva. Tus patologías no están disociadas a tus emociones, pensamientos y estilo de vida. En occidente, en general, nos han enseñado a acallar, con medicamentos y alimentos insanos principalmente, lo que el cuerpo nos grita para seguir con nuestras rutinas dañinas sin ser molestados y sin mirar más allá. Date el regalo de hacer consciente todos esos planos y poder sanar y vivir de un modo más consciente y equilibrado.

Naiara Pedro Tatai – Acupuntora

Google+LinkedInTwitterFacebook

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *